domingo, 29 de mayo de 2016

Ley de Igualdad Social LGTBI, un paso histórico para nuestra Región.

El pleno de la Asamblea Regional ha aprobó el pasado 18 de mayo por unanimidad la Ley de Igualdad Social de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales, Transgénero e Intersexuales (LGTBI), que pretende avanzar en la igualdad de trato de estos colectivos, permitirá, entre otras cuestiones, educar en la diversidad afectivo sexual
Desde CCOO Enseñanza nos alegramos de este gran avance social en nuestra Región y apoyamos la iniciativa en el desarrollo legislativo de la consecución de sus objetivos.

La ley recuerda que estos colectivos siguen sufriendo a día de hoy discriminación, acoso y represalias por personas para los que la homosexualidad "es una enfermedad o una desviación", por lo que propone combatir estas actitudes a través de un nuevo Observatorio regional y el respaldo de las instituciones públicas autonómicas.
La ley incide en que el sistema sanitario público prestará atención psicológica y clínica a los transexuales, tanto menores de edad como adultos, para lo cual les proporcionará tratamiento hormonal, el proceso quirúrgico genital, aumento de pecho y masculinización de tórax, así como las prótesis necesarias y las medicaciones que modulen su tono y timbre de voz acorde con su sexualidad.
En cuanto a la educación, todos los centros públicos, concertados y privados que impartan Enseñanzas Infantil, Primaria y Secundaria, están obligados a explicar la diversidad afectivo sexual desde las edades más tempranas, "eliminando los estereotipos de normalidad basados en la heterosexualidad como la única orientación sexual válida y admitida".
Además, los centros promoverán acciones que permitan detectar, prevenir y proteger acciones de discriminación o acoso y evitar la impartición de contenidos discriminatorios hacia las personas LGTBI.
La ley contempla sanciones leves, graves y muy graves por comportamientos discriminatorios o represalias contra estas personas, que podrán ir desde un apercibimiento hasta los 45.000 euros de multa y la prohibición de percibir ayudas públicas durante dos años.
Ante medio centenar de miembros de asociaciones regionales LGTBI, todos los grupos han apoyado una ley de la que la diputada socialista Isabel Casalduero, grupo proponente de la iniciativa, ha resaltado que es "integral y muy avanzada", además de beneficiar al conjunto de la sociedad murciana.
Por su parte, la vicepresidenta primera y parlamentaria de PodemosMaría López, ha valorado una ley que ha contrapuesto a la actitud de jueces que les cuesta considerar a los ataques que recibe este colectivo como "delito de odio". "Sale muy barato pegar e insultar a estas personas", ha añadido antes de resaltar que los centros educativos privados "no pueden estar al margen de esta ley".
Desde la bancada de CiudadanosMiguel López Morell ha alertado de que no haría falta legislar sobre esta materia si parte de la sociedad murciana no siguiera discriminando a este colectivo, al tiempo que la diputada popular Isabel Soler ha justificado su apoyo a una ley, a pesar de lamentar que "haya nacido huérfana de participación ciudadana" y que la oposición haya rechazado la mayoría de sus enmiendas.
El presidente del colectivo 'No te prives'Jesús Costa, ha declarado que la nueva ley es un "gran avance" en la lucha por los derechos de las personas LGTBI, y ha hecho hincapié en su relevancia hacia los transexuales, que son los que "más sufren la discriminación a la hora de encontrar trabajo y en los ámbitos sanitario y educativo".

Costa también ha valorado que en los colegios e institutos de la Región de Murcia se trate la educación en la diversidad afectivo-sexual para que los niños y adolescentes conozcan que hay otros tipos de familia además de las formadas por un padre y una madre.
Fuente: La Opinión de Murcia

¡Educación Sexual ya!

Las concepciones y discursos implícitos que las personas tienen sobre la sexualidad “producen” determinadas prácticas de educación sexual, que estriban en la silenciación de la dimensión sexual humana y su tratamiento desde una perspectiva biologicista y reduccionista. De esta forma, el modelo actual de educación sexual se caracteriza más por lo que silencia y oculta que por lo que explícitamente enseña. 

La sexualidad se obvia dentro del currículum escolar, o bien se aborda únicamente desde su componente exclusivamente biológico e higienista.

Esta doble actitud, de prohibición o restricción implícita de la dimensión psicosoci
al de la sexualidad por un lado, y de permisividad de la formación en la dimensión biológica de la misma por otro, es fruto del legado social y cultural que sobre la sexualidad se ha venido transmitiendo de generación en generación, y que todavía no ha transcendido suficientemente lo mitos biologicistas de genitalidad, heterosexualidad y procreación, que continúan anclados en el imagionario colectivo (Font, 1990; Barragán, 1995ª; López, 2005). Esta actitud permisiva desgaja la dimensión sexual humana de su complejidad y riqueza, y la restringe a la reproducción, la genitalidad y la higiene.
Sentar las bases de una verdadera transformación de la educación sexual pasa por evolucionar de la actitud permisiva a la del cultivo. No podemos seguir obviando la dimensión sexual  o abordándola de forma anecdótica y descontextualizada, atendiendo a lo urgente y restringiendo la sexualidad a la prevención de enfermedades y de peligros. Debemos abordar la sexualidad como una dimensión de la persona  que es necesario promocionar y cultivar, pues incluso de esta forma se llega antes a lo urgente (De la Cruz, 2003; Amezúa y Fouart, 2005). Así pues, la prevención de los riesgos derivados de la actividad sexual deberían ser abordados siempre desde los programas más amplios de la educación sexual, resaltando los aspectos positivos de esta dimensión humana.
La sexualidad se convierte así en un valor que necesita ser trabajado y promocionado, recuperando su dignidad y dejando de ser un atributo de las más variadas miserias (enfermedades, disfunciones, abusos o agresiones) y un bien consumible, para convertirse en una cualidad de la que todos y todas ganamos. No tenemos sexualidad, sino que somos seres sexuados. Entendiendo por “sexuados “ no el hecho de etiquetar biológicamente a las personas en el modelo de dos casillas como hombre o mujeres en función de su marca genital, que es también cultural, sino seres con capacidad de sentir , gozar, expresar y comunicarnos a través del cuerpo. Y de esta dimensión sexuada dependerá nuestra forma de “vivenciarnos” y relacionarnos como hombres, mujeres o cualquier opción de ser o identificarse como persona (intersexuada, transexual o transgenérica), que lejos de mantener una guerra transitan juntos a lo largo de la vida, valorando positivamente su diferencia. Sobre estas premisas se justifica la necesidad e importancia de una adecuada educación sexual que ya no puede seguir negada por más tiempo (Carrera, 2006).


En este sentido, la escuela, como principal agente educativo formal, tiene no sólo el deber sino la obligación ética y legal de proporcionar a sus alumnos y alumnas la formación necesaria para que sean capaces de vivir su dimensión sexual de una forma saludable y satisfactoria. La colaboración entre la escuela y la familia será el pilar básico desde el que abordar la tarea. Así la familia se convierte, por su parte, en principal destinataria de la educación sexual; y, por otra parte, en principal agente de educación sexual. Sólo la combinación de la dimensión sexual de los padres y madres y de la confluencia del trabajo de la familia y de la escuela en la formación afectivo-sexual de los adolescentes garantizará el éxito de las intervenciones de educación sexual desarrollada. Junto a estos importantes agentes de socialización , la sociedad, en general, a través de sus diversos agentes de educación no formal (asociaciones, universidades populares u ONGs), desempeña también un papel crucial en esta tarea, al reforzar la formación de la dimensión sexual  obtenida durante las etapas de escolarización y abarcar a diversos colectivos de destinatarios y destinatarias.


!Educación Sexual, de la teoría a la práctica" María Lameira y María Victoria Carrera. Ed. Pirámide (Madrid 2009)

jueves, 17 de diciembre de 2015

Jornada de presentación de los materiales "Somos como Somos"


 Ante la dejación por parte del Gobierno del PP de todos los aspectos vinculados a la atención a las diversidades y la exclusión que están sufriendo miles de personas por su condición social, sexual, cultural, de género o funcional, la Federación de Enseñanza de CCOO ha elaborado materiales específicos de aula para Educación Infantil y Primaria.
Frente a la maquinaria homogeneizadora de la LOMCE, que expulsa la diversidad de las aulas convirtiendo la escuela en un enrevesado aparato de coacción y exclusión de las personas, CCOO presenta Somos como somos: 12 inclusiones, 12 transformaciones. Estos materiales de aula están diseñados para ayudar al alumnado a valorar y reconocer la individualidad, entendiendo que nadie se ajusta a unos cánones únicos, y dan respuesta al vacío editorial, producto del   vacío legal que crea la Ley Wert  , existente en la atención a la diversidad dentro del sistema educativo español.

Somos como somos está estructurado en tres bloques temático. El primero, titulado "¿Cómo somos?", tiene como objetivo que el alumnado entienda las diversidades como enriquecimiento; bajo el epígrafe "Somos iguales, somos diferentes", el segundo busca que el alumnado interiorice su desarrollo personal sin sexismo, que se entienda de manera no binaria y excluyente y que comprenda que el sexismo limita el pleno desarrollo personal y social. El último bloque, "Somos muchxs", está pensado para que el estudiantado respete las diversidades sexogenéricas, afectivas y familiares y que aprenda estrategias contra el abuso escolar.

Estos materiales son fruto del trabajo de las expertas en diversidad Mercedes Sánchez Sáinz, Melani Penna Tosso y Belén de la Rosa Rodríguez y de tantos profesionales que se comprometen, día a día y de forma altruista, en la tarea de cambiar la educación a través de la innovación. 

Somos como somos  - Material completo

HETEROFOBIA - Material para trabajar la orientación sexual en Secundaria

Cambiemos dando un giro totalmentes opuesto a las normas sociales en torno a la orientación sexual. El resultado lo tenemos en este cortometraje de ficción. Reflexionen.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Violencia de género y Derechos Humanos

  Es evidente que la finalidad de la violencia de género cumple funciones políticas para lograr la dominación de las mujeres y mantenerla cada día, al debilitar a las mujeres y menguar así su capacidad de respuesta, de defensa y acción. La violencia genérica produce en cantidad de mujeres uno de los recurso más importantes del control patriarcal: el miedo.

 de Marcela Lagarde



(...) El conjunto de hechos opresivos de la condición patriarcal femenina conforman la trama de los poderes patriarcales ejercidos sobre las mujeres en la sociedad, en el Estado, en todas las instituciones políticas y civiles: desde los gobiernos y los ejercitos institucionales y populares, las iglesias y cofradías, los partidos políticos, las mafias y los clubes, hasta las organizaciones ciudadanas, gremiales y sindicales, barriales y veninales. En esos espacios, las mujeres deben aceptar las posiciones secundarias y bajo control de directivas, aparatos y comités conformados mayoritariamente por hombres y de hegemonía patriarcal. Y deben participar disminuidas en sus posibilidades de acción, subordinadas y aisladas, incluso en instancias cuya ideología son discursivamente antiopresivas y cuyo sentido político abarca formas de emancipación social: siempre y cuando no sean de emancipación de las mujeres.
  No hay gobierno paritario en ningún país: el cogobierno entre mujeres y hombres no ha sido alcanzado en nungún sitio. Las iglesias y los partidos políticos son instituciones masculinas y patriarcales: en ellos, las mujeres deben ser conducidas, dirigidas, normadas por hombres, so pena de transgredir dogmáticos tabúes y recibir castigos legítimos que abarcan desde formas de exclusión y ostracismo  hasta violencia de todo tipo ejercida sobre cuerpos, subjetividades y derechos de las mujeres, así como sobre sus objetos, productos, obras y creaciones, sus bienes y recursos, sus espacios y territorios, sus hijas y sus hijos y otros seres entrañables para ellas.
  La violencia de género daña las vidas y el mundo de las mujeres y es ejercida desde cualquier sitio y cualquier objeto material y simbólico que pueda causarles tortura, daño y sufrimiento. Las repercusiones de la violencia a las mujeres son variadas e incluyen desde la lesión de su integridad como personas, la pérdida de libertad (de posibilidades), hasta la pérdida de la vida. Es evidente que la finalidad de la violencia de género cumple funciones políticas para lograr la dominación de las mujeres y mantenerla cada día, al debilitar a las mujeres y menguar así su capacidad de respuesta, de defensa y acción. La violencia genérica produce en cantidad de mujeres uno de los recurso más importantes del control patriarcal: el miedo.
La violencia de género contra las mujeres es económica, jurídica, política, ideológica, moral, psicológica, sexual y corporal. Los hechos violentos contra las mujeres recorren una gama que va del grito, la mirada, el golpe, el acoso, el abandono, el olvido, la invisibilidad y la negación de los mismos derechos, hasta el uso de armas mortales en su contra. La violencia a las mujeres incluye en su inventario la muerte. La muerte por amor, celos o desobediencia atrapa a mujeres aisladas y la muerte como recurso de exterminio social, llega a cientos y miles de ellas al mismo tiempo, pero también aisladas entre sí. El sometimiento institucional a poblaciones inermes pasa por los cuerpos violados de las mujeres. La conquista y la dominación guerreras - incluso las guerras militares institucionalizadas - hoy se hacen de manera creciente sobre la población civil, compuesta en su mayoría por mujeres y sus hijas e hijos.(...)

Texto completo "Identidad de Género y Derechos Humanos"


jueves, 26 de noviembre de 2015

Material didáctico para trabajar la transexualidad en los colegios


 Cuento "Nacimiento de la luciérnaga" - Chrysallis Asociación de Familia de Menores Transexuales
 Documentos audivisuales complementarios:
Entrevista Buenos Días de Canal Sur: Chrysallis
Fundación Daniela en "Para todos la 2"

Emociones y homosexualidad en la adolescencia



Para todo adolescente el desarrollo es una tarea llena de retos y demandas. Un aspecto importante consiste en definir su identidad sexual. Todos los niños exploran y experimentan sexualmente como parte de su desarrollo normal. Este comportamiento sexual puede llevarse a cabo con miembros del mismo sexo o del sexo opuesto. A muchos adolescentes el pensar en o experimentar con personas del mismo sexo puede causarles preocupación y ansiedad con respecto a su orientación sexual. A otros, aun los pensamientos o fantasías pueden causarle ansiedad.
La homosexualidad es la atracción sexual persistente y emocional hacia alguien del mismo sexo. Es una parte de la gama de expresión sexual. Durante la niñez y la adolescencia, por primera vez muchos individuos homosexuales se percatan de su homosexualidad y pasan por la experiencia de tener pensamientos y sentimientos homosexuales. La homosexualidad ha existido a través de la historia y en diferentes culturas. Cambios recientes en la actitud de la sociedad hacia la homosexualidad han ayudado a algunos adolescentes homosexuales a sentirse más cómodos con su orientación sexual. En otros aspectos de su desarrollo estos jóvenes son similares a los jóvenes heterosexuales. Experimentan los mismos tipos de estrés, luchas y tareas durante la adolescencia.
Los padres necesitan entender claramente que la orientación sexual no es un desorden mental. Hoy por hoy no se entienden claramente las causas de la homosexualidad. Sin embargo, la orientación sexual no es un asunto de decisión propia. En otras palabras, los individuos no escogen ser homosexuales o ser heterosexuales. No importa cuál sea su orientación sexual, todos los adolescentes tienen la alternativa de escoger la expresión de su comportamiento sexual y su estilo de vida.
A pesar de que el conocimiento y la información acerca de la homosexualidad ha aumentado, los adolescentes todavía tienen muchas preocupaciones. Estas incluyen:
  • sentirse diferentes a sus pares (amigos o compañeros);
  • sentirse culpables acerca de su orientación sexual;
  • preocuparse acerca de cómo puedan responder su familia y seres queridos;
  • ser objeto de burla y de ridículo por parte de sus pares;
  • preocuparse acerca del SIDA, la infección por VIH y otras enfermedades de transmisión sexual;
  • temer al discrimen si tratan de pertenecer a clubes, participar en deportes, ser admitidos en universidades y conseguir empleos;
  • ser rechazados y acosados por otros.
Los adolescentes homosexuales pueden aislarse socialmente, separarse de las amistades y los amigos, tener problemas concentrándose y desarrollar una pobre autoestima. También pueden desarrollar una depresión. Los padres y otras personas necesitan estar alerta a estas señales de angustia, ya que estudios recientes demuestran que los jóvenes homosexuales tienen un alto incidente de muertes por suicidio.
Es importante para los padres entender la orientación homosexual de sus adolescentes y proveerles apoyo emocional. Los padres frecuentemente tienen dificultad aceptando la homosexualidad de sus adolescentes por algunas de las mismas razones por las que el joven desea mantenerlo en secreto. A los adolescentes homosexuales se les debería permitir decidir cuándo y a quién revelarle su homosexualidad. Los padres y otros miembros de la familia podrían obtener entendimiento y apoyo de organizaciones como Padres, Familias y Amistades de Homosexuales.
Los adolescentes que no se sienten cómodos con su orientación sexual o que no saben cómo expresarla, pueden beneficiarse de recibir consejería. Pueden beneficiarse del apoyo y de la oportunidad de clarificar sus emociones. La terapia también puede ayudar al adolescente a hacer el ajuste a los problemas y conflictos que surjan en el ámbito personal, escolar y familiar. La terapia dirigida específicamente a cambiar la orientación homosexual no se recomienda y puede ser dañina a un adolescente reacio. Puede crear mayor confusión y ansiedad al reforzar los pensamientos negativos y las emociones con las que el adolescente ya está luchando.